El manejo de las deudas y de tu dinero

Conoce importantes consejos sobre cómo mejorar la manera como administras tus finanzas

EMPIEZA A CONTROLAR MEJOR TU CRÉDITO

Presupuesto y manejo del dinero

Con la información, las herramientas y la orientación adecuada, puedes seguir los pasos necesarios para controlar tus deudas y administrar mejor tu dinero.

El presupuesto es el primer paso para crear y mantener tu salud financiera a largo plazo.

  • Comienza haciendo dos listas: ingresos y gastos. Luego, resta tus gastos totales de tu ingreso total.
  • Si de esta ecuación resulta un número negativo, puede que estés presentando problemas financieros: estás gastando por encima de tus posibilidades. Lo que necesitas hacer es aumentar tus ingresos o disminuir tus gastos.
  • Un buen presupuesto mostrará un número positivo: esto indica que estás gastando menos de lo que podrías.
  • Tu objetivo general de presupuesto siempre debe ser un resultado positivo.

Una buena salud financiera se logra utilizando el crédito de manera inteligente y con moderación. Si quieres reducir tu deuda, necesitas una estrategia para cumplir con tus obligaciones. Comienza enumerando todas las deudas que tengas, desde la más pequeña hasta la más grande. Algunos pueden argumentar que es mejor pagar las deudas con las tasas de interés más altas primero, pero si sales de las deudas más pequeñas primero, lograrás pequeñas "victorias” desde temprano. Psicológicamente, esto te motivará a seguir adelante.

Los servicios de monitoreo de crédito te ayudarán a asegurar el historial de crédito que tanto te costó construir. Piensa en ello como un vigilante nocturno, alguien que protege tu información de crédito en todo momento.

Tener un fondo de emergencia asegura que tendrás dinero en tu cuenta en caso de pérdida de trabajo, problemas de salud o cualquier otra cosa que pueda desestabilizar tus finanzas. Los fondos de emergencia brindan seguridad frente a dificultades financieras imprevistas. Una buena práctica es tener siempre entre seis y ocho meses de gastos disponibles en tu cuenta. Puedes comenzar ahorrando el 10% de tu salario.

Si deseas proteger a tus hijos y otros beneficiarios de posibles dificultades financieras futuras, necesitas un plan. Puedes comenzar tomando un seguro de vida, abriendo una cuenta de jubilación y, si corresponde, creando un plan de ahorro para la universidad.

Estos pasos pueden ser complicados de mantener, pero si no te estás divirtiendo, va a ser difícil conservar tu salud financiera. Deja parte de tus ingresos para gastar sin preocupación: intenta abrir un "fondo para diversión", que puedas usar para actividades de fin de semana, salidas nocturnas con los amigos, o alguna que otra compra. Eso sí, hazlo con moderación para nunca exceder tus posibilidades.